FOTOMATÓN Y POLAROID PARA CELEBRACIONES DE BODAS

Cuando vemos y escuchamos a un grupo riéndose a carcajadas todos miramos y no suscita curiosidad.Decimos -¡de qué se reirán! Pero yo iría un poco más allá. Nos dá una pequeña enviadia de no estar participando de la alegría que están compartiendo: a todos nos gusta pasarlo bien.

La celebración de tu boda quieres que sea un día del que tus invitados tengan un recuerdo genial. Quieres pasarlo bien compartiendo esa alegría con los tuyos. Por eso te estrujas,  y con todo el mérito, la cabeza para ver qué puedes ofrecerles para que se lo pasen super bien.

Una buena idea es contratar un fotomatón o alquilar una cámara polaroid. Lo ideal sería poder disponer de las dos cosas porque no son incompatibles y se pueden complementar perfectamente. Pero es normal que tengas que decidir en un momento determinado entre una de las dos opciones.

Las dos opciones tienen un sabor vintage. El fotomatón es como el de toda la vida. Te colocas delante de un objetivo básico y sale una tira de fotos. En este caso sale duplicada. Una tira para ti y otra para tus invitados.

Los que somos mayorcitos recordamos la que había en la Plaza de la Constitución y que servía para pasar un buen rato metiéndonos en la cabina todos los que podíamos para salir apelotonados en la tira de fotos.A algunos casi ni se les veía.

La polaroid tiene el encanto de la inmediatez  pero siendo un proceso químico, no digital. Realmente es algo de otro tiempo muy distinto a como se entienden ahora muchas cosas. Haces la foto y te sale al momento lo que has hecho:pero no puedes elegir, como haces ahora con las cámara digitales, cuál prefieres imprimir. Parece que no, pero de esta forma mimas más el disparo y aprecias algo más el momento que se haya captado porque no puedes sacar todas las copias que quieras. La polaroid es única. Puedes reproducir la imagen con una cámara digital y verla en un ordenador, pero no estarás viendo la imagen en papel polaroid. Es como el vinilo y el mp4.

El fotomatón tiene un manejo muy sencillo, con una pantalla táctil, y siempre hay un encargado para solventar cualquier duda que pueda surgir.La cámara polaroid puede manejarla cualquier invitado. Y aquí puede haber un problemilla porque hay que tener cuidado de que los invitados tengan eso mismo, cuidado. O sea que todo el mundo controle y la cámara puedas devolverla sin problemas y recuperar tu fianza.

Os puedo asegurar por mi experiencia que la diversión está garantizada. Con el fotomatón casi todo el mundo hará cola para hacer fotos de grupos con todas las combinaciones posibles.

Complementos indispensables, sobre todo con el fotomatón, son los atrezzos. Estos son las pelucas en plan payaso, los sombreros de colores chillones, las gafas gigantescas, etc… que, con dos copas de más y el ambientillo que hay cuando llega la barra libre, nadie se resiste a utilizar para que la foto sea más… llámala como quieras.

Ya os comenté más arriba que con el fotomatón os entregan dos copias de cada tira: una para los invitados que se han hecho las fotos y otra para vosotros. Con la vuestra lo suyo es, allí mismo, elaborar  un álbum en el que la gente pega la foto y hace un comentario o dedicatoria. Con la polaroid también se puede hacer pero al haber solo una copia lo suyo es que sea para vosotros y colocarla en el álbum que estáis confeccionando entre todos.

Os dejo un par de enlaces para alquiler de polaroids:

http://alquilavisual.es/marcas/polaroid

http://www.objetivo-50.com/

Y para contratar fotomatón aquí tenéis otro par de enlaces.:

http://eventosfotomaton.com/

http://fotomatonmalaga.com/

 

Te podrían interesar: