CONTRATAR UN ROBOT FOTÓGRAFO DE BODAS

-Su Robot Fotógrafo de bodas contratado se presentará en forma de Drone en el domicilio indicado y el día indicado.

Este  mensaje  podría aparecer en un futuro no muy lejano en la pantalla de tu dispositivo de comunicación (vete a saber si habrá “móviles” para entonces). Previamente has investigado y comparado todas las opciones para tener imágenes, fotos,  del día de vuesta boda. Grosso modo estaban los fotógrafos tradicionales, normales, de carne y hueso. Unos que hacen fotos más de tu gusto y otros menos. Unos que te presentan y ofrecen su forma de trabajar de manera que resulta casi irresistible contratarlos y otros que dan pena penita pena.

Pero por otra parte descubres que hay algo nuevo en el mercado. La robotización ha llegado a los fotógrafos de bodas. El mero hecho suscita tu curiosidad y empiezas a interesarte por las páginas web de las empresas que ofrecen el servicio. El precio es más que competitivo. Ninguno de los fotógrafos de carne y hueso pueden igualarlos. Están haciendo fotos  muchas más horas que un humano, prácticamente hasta que te hartas. Etcétera de ventajas.

¿Pero cómo es posible? Te preguntas. Y empiezas a hacer acopio de información y alucinas.

El robot-drone lleva una cámara. Eso no es ninguna novedad porque ya existía. Pero ahora llevan un software de reconocimiento facial y sabe quienes son los novios, los padres, los hermanos, amigos, etc. Al mismo tiempo reconoce las expresiones y emociones: sonrisas y lágrimas, ojos abiertos o cerrados, miradas…(algo de esto ya estaba en los antiguos smartphones más avanzados).

Los humanos, yo por lo menos, aprendemos fotografía atendiendo a dos vertientes: la técnica y la estética. Por una parte aprendes a manejar los rudimentos de la cámara, los ajustes, cómo trabajar e interpretar la luz, las distancias focales, etc… Ese es el aspecto técnico. Y por otra parte aprendes teoría de composición para lograr imágenes equilibradas y armoniosas.

Pero también, y como ocurre con los escritores que escriben con influencia de un escritor anterior, o un pintor al que se le descubren semejanzas con la obra de un gran maestro,  los fotógrafos terminamos haciendo nuestras fotos con la inspiración de nuestros fotógrafos favoritos.

De igual modo al dron le han insertado millones y millones de imágenes de fotógrafos de todos los tiempos y estilos, de forma  que cuando sus sensores localizan un momento decisivo, como decía Cartier-Bresson, su procesador reacciona mucho más rápido que un cerebro humano y dice: -La novia está sonriendo mirando a su padre que la mira emocionado, hay un contraluz precioso que crea una luz cálida, los sujetos están situados de forma armoniosa cumpliendo la regla de los tercios y el fondo es limpio, no hay elementos que distráigan la atención. El dron lanza una ráfaga de fotos y tienes un recuerdo casi perfecto.

Y así de forma incansable va escaneando con sus múltiples sensores buscando imágenes de consurso y saca muchas fotos buenas porque lleva no una sino tres cámaras para hacer fotos simultáneas desde diferentes ángulos. Siempre está pendiente de vosotros y sabe desenvolverse con discreción entre los invitados porque no hace ruido y la nanotecnología ha conseguido que su tamaño sea ínfimo.

Una voz agradabilísima y simpática os va dando los indicaciones necesarias para hacer las fotos de grupo y para las fotos posadas. Tiene almacenado un motón de chistes y pone la voz de Chiquito de la Calzada o de otro genio del humor para que salgas con una expresión encantadora.

Conforme va avanzando la boda vas recibiendo las imágenes procesadas y retocadas de forma que cuando termina tu boda tienes todo el reportaje completo.Durante el viaje de novios te diviertes  y disfrutas de las fotos de tu gran día. Ningún fotógrafo humano podía ofrecer ese servicio.

Muchas parejas que tienen una gran ilusión en celebrar su unión en compañía de sus amigos y familiares habrán pensado al leer esto que sería un chollo. Los que nos dedicamos profesionalmente a la fotografía de bodas no pensamos lo mismo. La pregunta sería -¿qué factor diferencial podriamos ofrecer en esta ficción a los novios para que nos prefiriesen antes que a un robot?

A fin de cuentas hemos quedado que sería capaces de hacer muy muy buenas fotos, que serían entretenidos y proporcionarían diversión, entregarían el trabajo con una celeridad increíble y… mejor paro. Porque si no vamos todos el paro.

Ahhh! Es verdad, se me olvidaba. Nos contratarían a nosotros por el factor humano…

Ya.

¿Qué pensáis los novios y novias que haríais si tuviéseis estas opciones?

Te podrían interesar: