¿CÓMO ELEGIR FOTÓGRAFO DE BODAS?

Hace tiempo entró por la puerta de mi estudio una pareja. Se iban a casar y venían recomendados por un familiar para que les hiciera el reportaje de bodas. No conocían mi estilo ni por mi web ni por otros medios. La verdad es que nada más verlos pensé:-no me van a contratar. Efectivamente, tras unos escasos diez minutos en los que les enseñé algunas muestras de mi trabajo, me dijeron con mucha  educación que ya tenían una idea y que si eso ya se pondrían en contacto conmigo.

Por supuesto nunca más supe de ellos. Yo sabía que no les había gustado mi forma de trabajar, mi estilo.Y es que hay algo que desde que decidí dedicarme a la fotografía he tenido claro: ES IMPOSIBLE GUSTARLE A TODO EL MUNDO.

Como profesionales queremos tener la agenda siempre cubierta con trabajos pero no podemos rebajar nuestra personalidad profesional para pretender gustarle a todo el mundo y que nos contrate todo el mundo. Debemos tener nuestro estilo y que nos contraten las parejas a las que les guste nuestro estilo.

Lo digo con toda la sinceridad: no me considero ni mejor ni peor que nadie.Ni pienso que tenga mejor gusto que nadie, ni que las parejas que me contratan hayan tenido mejor gusto que otras. Aquí hablamos de una cuestión de satisfacción. Los clientes se tienen que quedar satisfechos con el trabajo que les has hecho y uno debe quedarse con la satisfacción de que hayan valorado su  trabajo, y encima pueda vivir de ello. Todo un lujo.

Debes tener clara tu prioridad a la hora de elegir un fotógrafo para tu boda. Independientemente de que se recojan los momentos más importantes, cosa que cualquier fotógrafo profesional debe estar capacitado para hacer, está el hecho de a qué le quieres dar mayor relevancia. Vuelvo a repetir que no hay nada mejor ni peor. Es una cuestión de gustos y de satisfacción.

Algunas novias pueden darle relevancia absoluta a verse guapas  y que la mayoría de las fotos se hagan posando y cuidando todos los detalles para que la novia se vea deslumbrante. Hay fotógrafos que son verdaderos maestros en buscar ambientaciones que den un sabor romántico y casi teatral a las fotos. De la misma forma se preocupan de que los novios aparezcan en esas imágenes como si fueran modelos. Resulta un poco pesado para los novios porque éste tipo de fotografía no se puede hacer con prisas. Pero si lo que vas buscando es verte como una modelo es lo más apropiado para ti.

Otra opción es hacer lo que se ha venido en llamar fotoperiodismo de bodas o fotografía documental de bodas. En este caso el fotógrafo no interviene en los acontecimientos y va plasmando en imágenes lo que va ocurriendo, buscando siempre un toque creativo para las fotos. Los personajes  no suelen estar mirando hacia la cámara porque no están posando. Lo que se fotografía es lo que estaba pasando de verdad.

Este tipo de fotografía es el mas apropiado si a lo que quieres darle prioridad es a que se refleje lo que estaba ocurriendo, que salgan tus amigos y familiares de forma natural. No importa tanto que se te vea guapa como que se vea lo feliz que estabas. De todas formas suele pasar que con este tipo de fotos las personas salen más favorecidas al no forzar expresiones delante de la cámara sino saliendo como estaban en realidad: relajados y disfrutando.

Personalmente creo que es el tipo de fotografía que se me da mejor y con el que más disfruto. Cuando las parejas me piden una sesión de fotos posadas procuro de todas formas que queden lo más natural posible. Suelo decirles a los novios simplemente que se coloquen  en un sitio que veo apropiado y les voy haciendo fotos mientras están hablando, abrazados, dándose besitos, etc..

Lo que si hay que tener claro es que no tiene sentido elegir un buen fotógrafo de fotos posadas y luego decirle que no tienen buensas fotos de tipo documental. O a la inversa.Es raro encontrar un fotógrafo muy, muy bueno en las dos vertientes. Sería un maestro. Y los hay, claro. Pero lo normal es que seas muy bueno en una sola cosa.

En lo referente al precio puedes encontrar en un momento determinado un fotógrafo excelente con un precio bastante barato. Y también un BMW en perfecto estado por 3000 euros. Pero …

 

Lo normal es que los precios vayan acompasados a la calidad. Todos hemos ido a un restaurante donde nos han cobrado una barbaridad y hemos dicho que ha merecido la pena porque se comía increiblemente bien. Pero luego hemos ido a otro sitio donde hemos pagado bastante menos y no nos ha parecido que la calidad fuera mucho peor.

Sí debes tener muy claro   lo que te ofrecen por un determinado precio: cuantas horas van a estar con vosotros, formato en que os entregan las fotos, calidad de los álbumes, precio de las copias …  Piensa en cuando llevas tu coche a un taller: quieres que sea un sitio legal, al que puedas exigerle en un momento determinado. No es muy razonable llevar el coche a un tallercillo pirata que te va a dar muy buen precio pero que no te va a ofrecer ningunas garantías.

La experiencia de los profesionales es vital en estos casos. Los años de trabajo a las espaldas es una garantía de poder responder a todo tipo de situaciones que se puedan presentar.Si te enseñan varios trabajos, todos los que necesites ver, podrás tener una especie de certeza, una seguridad y confianza en que tu trabajo se va a parecer a lo que te han mostrado.

Aunque esto no pasa con un fotógrafo jóven, que no puede ofrecer tanto bagaje,  la falta de experiencia se suple en muchos casos con un espíritu renovador e innovador que puede faltarle a muchos profesionales ya establecidos. Puedes conseguir de esta forma un buen precio además de un reportaje con mucha frescura. Todo es cuestión de a qué le vas a dar prioridad. Hay mucho talento en las nuevas generaciones.

En resumen, las cuatro  patas en la s que se debe asentar la elección de un fotógrafo de bodas son:

  1. Un estilo de fotos que te guste y que esté en concordancia con tus prioridades.
  2. Un precio que tenga relación con lo que te ofrecen y que te puedas permitir.
  3. Una seguridad, certeza y confianza en el profesional.
  4. Y por último, que te caiga bien el fotógrafo.Parece una tontería pero no querrás estar todo el día de tu boda con una persona que, no sabes por qué, pero no termina de hacerte gracia.

 

 

Te podrían interesar: