EL AMBIGÚ DE LA CORACHA

Siempre te ven mis ojos, ciudad de mis días marinos.
Colgada del imponente monte, apenas detenida
en tu vertical caída a las ondas azules,
pareces reinar bajo el cielo, sobre las aguas,
intermedia en los aires, como si una mano dichosa
te hubiera retenido, un momento de gloria,
antes de hundirte para siempre en las olas amantes.

Este poema del premio Nobel  Vicente Aleixandre sobre Málaga parece que estuviese escrito para El Ambigú de la Coracha http://elambigudelacoracha.com/

La boda de Penélope y Armando fué muy especial. Y no me extraña que escogieran un sitio como este para disfrutar a tope con los amigos y familiares más entrañables.

La ubicación es difícil que sea más privilegiada: las vistas del parque, del puerto, de la bahía son una pasada. Hay sin embargo un pecado en el sentido de que suelen ser los turistas los que disfrutan de esta maravilla mientras que los malagueños somos perezosos para subir a Gibralfaro, La Alcazaba, La Coracha y disfrutar de la ciudad casi a vista de pájaro. Así que ya sabéis, pasarlo bien no cuesta tanto.

Hay un limitación, sin embargo. El Ambigú de la Coracha no está pensado para celebraciones grandes. Es lo que podemos llamar un restaurante con “encanto”, chiquitito pero ideal para una boda con poquitos invitados en la que va a haber un ambiente familiar.

Una ceremonia civil queda impresionante porque el entorno es, literalmente, de postal. Si pasas por una tienda de souvenir del centro verás postales con la misma vista que hay desde el restaurante.

El cocktail y la cena fueron obra de Alejandra Catering   http://alejandracatering.com/   y como siempre de una calidad exquisita. Además de unos sabores increibles te presentaban los platos con mucha originalidad haciendo bueno eso de que la comida tiene que entrar primero por los ojos.

Si la celebración es por la tarde puedes disfrutar de un atardecer que te deja con la boca abierta. Lo mismo que os dije antes, de postal.

Una ventaja añadida es que si os apetece haceros fotos en la Alcazaba lo tenéis justo al lado. Conforme sales de la Alcazaba puedes ir andando hacia el restaurante y aprovechar un montón de rincones encantadores para hacer unas fotos preciosas.

Bueno, ya me comentáis si sois de los que conocéis Málaga mejor o peor que los guiris.

Te podrían interesar: